• El ámbito educativo como punto de encuentro y acuerdo para impulsar la profesión

    Es evidente a que estamos viviendo un periodo de cambios a nivel social y económico en nuestro país y a nivel global. Todo se sucede de manera excesivamente rápida, y eso comporta una difícil asimilación para la mayoría de las personas. Nuestra profesión, la Osteopatía, en todos sus escenarios (académico, profesional, político), no está exenta de este ritmo acelerado y lleno  de procesos cambiantes, dando lugar diferentes posibilidades de evolucionar o de involucionar, dependiendo de las decisiones que tomemos.

    Hoy empiezo un viaje de tres semanas para visitar algunas de las más prestigiosos escuelas universitarias de los EEUU (New England University, Kirksville University, Kansas University), con el objetivo de  explorar, compartir, y comprender los programas educativos en los estudios de Osteopatía de estas instituciones. El propósito es ver cómo combinan nuevos modelos pedagógicos con los principios y filosofía clásica de la Osteopatía, cómo conciben la profesión actualmente, y como prevén el futuro de la misma, y evidentemente establecer relaciones, para posibles y futuras colaboraciones.

    No es fácil tomar la decisión de hacer un peregrinaje de este tipo, pues supone dudas, especialmente por si será una inversión bien aprovechada por el esfuerzo personal y económico que implica. A ello se añade el miedo a que se le pueda reducir a uno, la visión, convirtiéndose en una visión singular y personal, con cierta sensación de escepticismo o de incredulidad por segundos. Sin embargo, como toda decisión importante que tomamos, el convencimiento debe partir de uno mismo, y hacemos nuestra la responsabilidad de la acción y los resultados de la misma.

    Las diferentes organizaciones de Osteopatía en Europa, en los últimos años han realizado una buena labor para el reconocimiento de la Osteopatía. Desde las escuelas, registros, organismos internacionales (como pude ser la OSEAN), han trabajado y están trabajando con gran validez y tenacidad, con el fin de establecer unos estándares profesionales y educativos para el proceso de regulación académica y profesional. Sin embargo, no nos podemos limitar a la geografía de Europa; debemos trabajar desde el conocimiento de las demás realidades para saber aplicar lo mejor de cada una de ellas, trabajar en comunicación desde una realidad global, y con especial atención en aquellos lugares donde la profesión está totalmente establecida, como es el caso de los Estados Unidos, Australia, etc. Hay que ser capaces de aprovechar su experiencia desde una actitud abierta a compartir, a conocer sus errores con el fin de evitarlos, aprender de sus virtudes y logros, y en especial, sumar sinergias en todo lo que nos une.

    El ámbito educativo en Osteopatía debe de  constituir el  punto de encuentro y acuerdo entre todos los que estamos implicados para impulsar la profesión, pues como en cualquier comunidad, la formación se convierte en el eje principal y vertebrador de la evolución de la misma.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply