• No más excusas, debemos investigar lo que ponemos en práctica con nuestros pacientes cada día

    Parece ser que existe una pregunta que nos persigue cada vez que intentamos introducir la Osteopatía en el mundo académico y sanitario: «¿existen publicaciones científicas de vuestra práctica profesional?». Debemos tener claro que si la respuesta a esta pregunta sigue siendo, «no», poco importa lo competentes que seamos académica y clínicamente, o que mejoremos a pacientes que no han obtenido respuestas de otros profesionales de la salud. Con ésa respuesta, será muy difícil, por no decir imposible, normalizar nuestra profesión.

    La investigación de la Osteopatía debe ser uno de nuestros principales retos en los próximos años ya que es la vía de acceso al proceso de reconocimiento  profesional y académico en nuestro país.

    Es imprescindible que validemos nuestra práctica clínica con estudios científicos, que generemos nuevas fuentes de conocimiento, y que colaboremos con las demás profesiones sanitarias, favoreciendo el sistema interdisciplinar, y utilizando una metodología de investigación que facilite la comunicación y el avance conjunto. Y debemos seguir haciéndolo con un único propósito: la salud.

    No más excusas, debemos investigar lo que ponemos en práctica con nuestros pacientes cada día; ya no podemos justificarnos alegando la falta de recursos o que nuestra profesión no puede utilizar un método científico en los estudios por ser una medicina holística, personalizada y que trata la salud en el momento presente. Cojamos como ejemplo a  personas como Cristian Fossum D. O., un referente actual en este campo de la investigación en Osteopatía de visión contemporánea y que no pierde los principios clásicos de nuestra profesión.

    Para investigar en Osteopatía, hace falta sobre todo inquietud, curiosidad, rigor y, eso sí, mucho trabajo que probablemente no tendrá una recompensa económica proporcional al esfuerzo,  al igual que para muchos  otros investigadores.

    Debemos aprovechar la oportunidad que nos brindan los profesionales de la medicina alopática que muestran una actitud y una voluntad de colaborar y trabajar conjuntamente para encontrar nuevas y mejores maneras en el avance de la salud.

    Con este propósito, uno de los objetivos de la Fundació d’Osteopatia de Barcelona (FOB) es promover la investigación en colaboración con centros hospitalarios de referencia en Catalunya; muestra de ello es el acuerdo entre el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y la FOB que promueve una beca de 12.000€ para un estudio en pediatría (la FOB dispone de diferentes becas y ayudas que se pueden consultar en www.fundacioosteopatiabcn.com/academico/becas)

    Aquí adjunto el resumen del estudio y dos entrevistas que espero que sean de vuestro interés. La primera a la Dra. Gemma Ginovart, responsable de la Unidad de Neonatología del Servicio de Pediatría del Hospital Sant Pau, e investigadora principal del estudio;  y la segunda entrevista es a Arantxa Quintana D.O., profesora del Máster en Osteopatía de la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) e investigadora colaboradora del estudio en cuestión. Quiero aprovechar una vez más en darles las gracias a todo el equipo de investigación por su profesionalidad e implicación y como no, a los padres de los niños por su gran conciencia al aceptar en participar, sin su consentimiento este estudio no seria posible, gracias.

    Entrevista a Gemma Ginovart

    El pasado mes de Febrero del 2011, después de mucho tiempo trabajando para poderlo llevar a cabo, se inició un estudio de investigación en el ámbito de neonatología en el marco del Hospital de Sant Pau, que es: “Eficacia del tratamiento osteopático en la mejora del bienestar de los recién nacidos sometidos a asistencia respiratoria no invasiva en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales”, del Gemma Ginovart es la investigadora principal.

    ¿Como es que una doctora que se desarrolla en el área de Neonatología y UCI neonatal, llega hasta el punto de considerar que el tratamiento osteopático puede ser positivo para los neonatos?

    Mi planteamiento empieza cuando en Septiembre del 2008, Pau Dalmau, el presidente de la FOB, me lo pide. Yo nunca me lo había planteado, pero cuando el me lo propuso, me lo empecé a plantear.

    Nosotros, dentro de nuestra unidad neonatal, valoramos la atención al bebé desde un punto de vista integral, quiere decir que no solamente trabajamos aspectos orgánicos o somáticos, sino también otros aspectos (área emocional, relacional, etc.). Eso ya habla de una manera de ser del equipo, que ve las cosas de un modo que a menudo no se contempla de la medicina alopática. Por tanto, somos un grupo sensibilizado con otras disciplinas.

    Me planteé si esto podía ser de alguna utilidad para nuestros bebés, por lo que me reuní con Pau y Arantxa (que desde el principio fue la persona encargada de orientarnos en osteopatía pediátrica) para abordar como la osteopatía podía incidir en neonatos. Arantxa desde un principio me dijo que la osteopatía, una de las áreas que aborda es el tratamiento del dolor, y fue a partir de aquí que planteamos que se podía trabajar sobre un grupo que tenemos en la unidad, que son los prematuros más pequeños que necesitan algún tipo de soporte respiratorio (no invasivo), y dado que este soporte es incomodo para ellos, les puede producir molestias y dolores durante el período que están aquí. Es una situación que nos preocupa y que no está resuelta, por ello, nos pareció muy interesante intentar mejorar con la osteopatía su confort y disminuir el estrés producido por la situación que tienen.

    Fue a partir de ahí que nos empezamos a plantear como diseñarlo, trabajando un grupo de gente más amplio: Silvia Vicente (enfermera neonatal, Carles Blanch, que es epidemiólogo y Anna que nos ha ayudado con el área estadística).

    Imagino que plantear un estudio de estas características en un entorno hospitalario no es sencillo. ¿Como fue el proceso de presentación y aceptación del proyecto hasta que se pudo iniciar?

    Dentro de nuestro equipo fue muy fácil, ya que la gente implicada siempre ha trabajado con esta misma filosofía que comentaba en que se valora la visión integral del bebé, y por tanto fue sencillo.

    Fuera del entorno, las cosas no fueron más lentas, pero tampoco hemos tenido grandes dificultades. Evidentemente fuera de nosotros, hay poca gente que entienda de neonatología, así que la referencia en este ámbito somos nosotros, y yo como directora del servicio, por lo tanto se han fiado de mi credibilidad dentro de este Hospital. El Comité de Ética, que es muy riguroso y meticuloso con todo lo que se hace, en un principio lo estuvieron mirando con mucho detalle, ya que significaba hacer algo que nunca antes se ha hecho, y dar entrada en el hospital a profesionales que no están contratados como personal del Hospital.

    El trabajo que hice fue a dos bandas, por un lado con el Comité de Ética, y por otro lado a nivel de direcciones, para que también consideraran que el proyecto era suficiente valioso como para aceptarlo. Estas direcciones esperaron a que el Comité de Ética respondiera. Aunque fue bastante lenta la respuesta por su parte, y tuvimos que insistir bastante, pero finalmente confiaron en mi criterio y el proyecto propuesto, que metodológicamente estaba muy bien planteado.

    ¿Como ha sido la relación y el trabajo con la FOB? En el planteamiento del proyecto y en su desarrollo en muchas áreas, ha sido un trabajo conjunto, y entiendo que trabajar en la misma línea, cuando a veces hay perspectivas que complementar, no siempre puede ser fácil. ¿Cómo ha sido este trabajo y esta comunicación?

    Es cierto que al principio nos costó un poco encontrar un idioma que fuera común para saber que cuando hablábamos de algo, todos nos referíamos a lo mismo. Por ello, primero fue necesario hacer un trabajo más individual: Arantxa hizo toda la parte de osteopatía, Silvia y yo la parte más clínica, y Carles la parte metodológica, hicimos varias reuniones que nos ayudaron a poner todo en común. Sin embargo, a pesar de este trabajo inicial, siempre fue fácil conectar entre los profesionales que participábamos.

    ¿Consideras que otros profesionales del hospital de otras áreas, han valorado positivamente una inactiva de investigación como esta, al ser también la osteopatía el eje de ella?

    Todo lo que sea investigación se valora muy positivamente en este hospital. Investigación en osteopatía específicamente, lo cierto es que somos los únicos que estamos trabajando en ello, que yo sepa. Creo que es un área en la que hay mucho desconocimiento, no está ni bien ni mal vista, pero se desconoce.

    La gente que a través nuestro hayan conocido el proyecto o se hayan incorporado a él, hay un poco de todo, la verdad. Por ejemplo dentro de nuestro propio grupo, los psicólogos lo han percibido perfectamente y han colaborado mucho, y por ejemplo la gente de rehabilitación que pertenece a nuestro equipo, lo han cuestionado mucho más, siempre desde el respeto, pero lo han cuestionado. Cuando se termine el estudio y se vean los resultados, será cuando podamos volver a hablar del tema con ellos.

    Uno de los retos de este estudio era que los padres y madres de los niños neonatos accediesen a que sean tratados en osteopatía cuando se les propone. En términos generales, ¿Cómo han reaccionado los padres? ¿Y una vez se les trata?

    Aquí tenemos muy buena respuesta, pero la base de ello es la confianza que los padres tienen en el equipo en todos los aspectos.

    Yo misma hablo con los padres juntamente con el médico responsable de cada paciente, que es lo que hacemos en todo. Es clave que las familias tengan una persona de referencia, en este caso el medico, y que tengan confianza en esta persona. Si este trabajo lo hacemos bien, la respuesta de la familia siempre será que si.

    Lo cierto es que hasta ahora no hemos encontrado ninguna negativa por parte de las familias.

    Otra cosa es que acepten o no la osteopatía. De las personas que hemos tratado, hay algunos que no conocen la osteopatía (a menudo a causa de su nivel social, etc.), y otros que si. Pero en ambos casos, aceptan participar en el estudio.

    ¿Como crees que los resultados de este estudio pueden incidir en la osteopatía? ¿Crees que puede ser positivo para esta disciplina?

    Evidentemente que si, puede ser positivo, es una manera de introducir la osteopatía en el ámbito neonatal, que en España no se ha dado. Y por otro lado es entrar en el entorno hospitalario que también es positivo.

    Si esto sale bien, puede ser un boca-a-boca, ya que se hará difusión de los resultados, y puede hacer que otros hospitales lo tengan en cuenta también.

    Arantxa Quintana es la persona que lleva a cabo los tratamientos de osteopatía a los bebés en el marco de este estudio, ¿Cómo valoras su trabajo? ¿Crees que se ha adaptado a la dinámica de trabajo del proyecto y al entorno del Hospital?

    Es la persona ideal para realizar este trabajo, porque Arantxa tiene algo muy común con nosotros, ya que tiene la misma filosofía que nosotros, ve el niño de forma integral, no solamente ve los aspectos somáticos, sino que ve los aspectos emocionales, relacionales y aunque lo aborde desde una perspectiva distinta a la nuestra, el hecho de que tenga esa misma visión hace que por ejemplo la atención a la familia sea muy prioritaria en su trabajo. Para nosotros eso es fundamental, ya que tratamos no solo al niño, sino a la familia.

    Otra cosa que tiene muy buena Arantxa es el respeto total por el niño, respetar el momento, las capacidades, etc. No podemos tratar si no respetamos al bebé, debemos interpretar al bebé, escucharle de algún modo, para poder respetarle. No todo el mundo tiene la capacidad de interpretar a un bebé, eso es algo que se ve en Arantxa cuando trabaja, es muy importante también para nosotros.

    Compartimos muchas cosas con ella en la forma de trabajar, y tiene una capacidad de adaptarse perfectamente al equipo, al entorno y la dinámica. Por ello estamos seguros de que es la persona idónea para hacer este trabajo.

    Tengo entendido que habéis detectado en muchas ocasiones que es muy fuerte el vinculo que se genera entre el niño y la persona que lo cuida, quizás el médico o enfermeras. He leído que incluso cuando se coge un bebé de estos en brazos, pueden llegar a cambiarle las constantes vitales. ¿Cómo es este vínculo emocional?

    Nosotros trabajamos esta área básicamente para fortalecer los lazos del bebé con sus padres. Aquí están de forma “accidental”  y transitoria, porque este bebé ha nacido antes de lo que le corresponde, y mientras están aquí intentamos ayudar al desarrollo y mejora del bebé. Pero nuestra finalidad es que este vínculo de los padres con el hijo se desarrolle correctamente, y eso tiene mucho que ver como nosotros trabajamos en el niño y en los padres. Todo es importante a nivel de relaciones con padres e hijos, debemos trabajar para normalizar la situación de que el bebé esté en nuestra unidad, para que esos padres vean a su hijo de un modo normal.

    Cuando nace el bebé, es el único momento de la etapa vital que el vínculo con los padres aun no está, el vínculo se construye, y es un momento de ruptura el hecho de que el bebé entre en la unidad neonatal. El objetivo es que la ruptura no sea tal, o reducir sus efectos al máximo, trabajando ese vínculo padres-hijo.

    Otra cosa es el vínculo que se crea entre el bebé y los cuidadores. Ese bebé, nosotros lo reconocemos como un ser con capacidades (de sentir, de relacionarse, etc.), y evidentemente genera vínculos con quien le cuida.

    En cuanto a una situación como la que comentabas en la que cogiendo a un bebé se pueden regular sus constantes, tenemos un ejemplo claro en la unidad que es el “Método Canguro” que le hacemos a los bebés desde las primeras horas de su vida, sus madres y también sus padres lo cogen en brazos piel con piel, sin ropa. Es visible claramente como esos niños mejoran con esa situación, como les incide positivamente y se estabilizan. Es una observación que se ha hecho en otros países anteriormente y que hemos adoptado nosotros, y tiene un efecto positivo claramente observable.

    Los tratamientos que se han hecho hasta ahora, ¿han ido bien en términos generales? ¿Habéis podido observar alguna mejora, o aun es pronto para poder decirlo?

    Yo creo que es pronto, podemos valorar el resultado inmediato en cuanto a confort/no confort. En este sentido, claramente la impresión es que los niños quedan confortados. Sin embargo, esta valoración es muy mínima, ya que debemos ser mucho más rigurosos y observar muchas más cosas al final. Podemos tener buenos resultados inmediatos, y luego a la larga que no lo sean. Por ello, queremos ser prudentes y esperar al final, y valorar todos los ítems para poder valorarlo.

    Ahora, la impresión inicial es muy buena. Los parámetros comportamentales son buenos, quedan muy confortables los bebés al tratarlos.

    Nosotros buscábamos dos cosas: la seguridad y la eficacia. En cuanto a la seguridad inmediata podemos decir que no hemos tenido problemas de seguridad en el desarrollo de los tratamientos.

    Actualmente la Osteopatía y otras medicinas complementarias, están trabajando para incorporarse dentro del sistema sanitario. ¿Como crees en términos generales que se debería tratar este tema, tanto por parte de la administración como por parte de la sociedad? ¿Crees que es factible esta incorporación en el mundo sanitario? ¿En que espacio y de que manera?

    Yo creo que si es posible, pero creo que pasa por que la Osteopatía haga un camino que nosotros ya hemos recorrido y seguimos recorriendo desde hace muchos años, que es hacer lo que estamos haciendo con este proyecto, dar evidencias clínicas.

    Desde estudios como puedan ser este u otro tipos de estudios en distintas áreas dentro de la sanidad, poder ofrecer unos resultados.

    Una vez que desde la investigación se pueda dar evidencias clínicas a las actuaciones, será mucho más sencillo, porque cuando hay evidencias clínicas los gestores no tienen más remedio que aceptarlo.

    Por tanto, ¿crees que es positivo que desde la FOB se potencien estudios de investigación como este, ya sea en esta área o en otras? ¿Crees que este es el camino a seguir?

    Creo que es el camino, porque es desde aquí desde donde se llama la atención y desde donde se puede hablar con solidez con las direcciones y con las personas que tienen la capacidad de aceptar o gestionar el dinero y los proyectos. Pero primero tiene que estar la evidencia desde la clínica.

    Hay que hacer el camino desde abajo hasta arriba, por ello hay que trabajar con los clínicos y a nosotros nos gusta más trabajar codo a codo al lado de otros profesionales, que no con una decisión tomada desde arriba.

    ¿Algo más que quieras añadir?

    Solamente dar las gracias porque de hecho esto empezó un poco por casualidad, a Pau se le ocurrió este proyecto y yo lo consideré. Y a partir de aquí dar las gracias a los equipos, el de la FOB y el nuestro del Hospital, porque han sido gente con la mentalidad suficientemente abierta y con suficiente confianza para poder trabajar constructivamente.

    Por ello, solamente dar las gracias.

    Entrevista a Arantxa Quintana

    El pasado mes de Febrero del 2011, después de mucho tiempo trabajando para poderlo llevar a cabo, se inició un estudio de investigación en el ámbito de neonatología en el marco del Hospital de Sant Pau, que es:“Eficacia del tratamiento osteopático en la mejora del bienestar de los recién nacidos sometidos a asistencia respiratoria no invasiva en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales”, del que Arantxa Quintana D.O. la osteópata que participa como investigadora colaboradora en el proyecto.

     ¿Puedes explicar un poco como se inició este estudio y tu implicación en el mismo?

    Empecé cuando Pau me planteó la idea de que había conocer a Gemma, entonces me propusieron de llevar el área de Pediatría. Fui a conocer a Gemma para explicarle un poco lo que era la Osteopatía Pediátrica. Desde el primer momento la vi muy abierta y muy dispuesta. Sobretodo porque tiene una pasión por cuidar a esos niños. Entonces empezamos a pensar como podíamos ayudar desde la osteopatía. Después conocí a Silvia, que nos ayudó en la elaboración también.

    A partir de ahí empezamos a desarrollar todo el proyecto, se añadió Carles Blanch, porque también es muy importante darle una visión científica, nosotros ponemos más la parte clínica.

    ¿Cuál fue el proceso que hiciste para aceptar tu participación en este proyecto? ¿Qué te aporta, y que te supone?

    En un principio yo solamente iba a informar a Gemma sobre la Osteopatía Pediátrica. Después me propusieron hacer un protocolo para luego presentarlo y que gente pudiera acceder a una beca. Una vez que lo desarrollamos, valorando el esfuerzo, Gemma Ginovart valoró que la persona idónea era yo, porque conocía la unidad, tenía el vínculo, conocía el proyecto, etc. Gemma y Pau me lo propusieron, y sin duda dije que si, porque desde pequeña mi sueño siempre había sido trabajar con niños en un hospital, y fue como que la vida me brindó ese sueño. Mi padre era médico, y le acompañaba al hospital, y yo ayudaba a las enfermeras a llevar a los niños de neonatos a las habitaciones, por ello fue poder unir dos sueños: trabajar en osteopatía y poder trabajar en un hospital con niños.

    Además, valorando la relación, el proyecto y todo lo que podía aprender, no lo dudé.

    Teniendo en cuenta que los principios de la Osteopatía se basa en trabajar con el potencial de salud de las personas que tratamos, ¿en algún momento eso entra en conflicto con el método científico?

    Es cierto que nosotros, en la osteopatía intentamos buscar donde hay más vida para potenciarla y normalmente los estudios se basan en buscar una solución donde hay enfermedad, pero sobretodo es el planteamiento del tratamiento, que no se puede aplicar una técnica solamente, sino que valoramos la visión integral de una persona.

    Eso es lo difícil de plasmar en un estudio, esa relación con los padres, con el niño, el cuidado, el vínculo emocional, etc. Por ello es muy complejo hacer un estudio, traducir las variables cualitativas en cuantitativas, pero buscamos las maneras de hacerlo para poder medirlo. Sin embargo, jugábamos con la ventaja de que en la unidad ya tenían todos los parámetros conductuales muy objetivables.

    ¿Consideras que la investigación en Osteopatía debería plantear nuevos métodos para aproximarse más al espíritu de la profesión o para poder ofrecer más estudios científicos en osteopatía?

    Está claro que desde la Osteopatía nos falta poder mesurar estos resultados y es lo que nos falta para poder escribir y llegar a entrar en lo científico. Todo lo que nosotros sentimos en la consulta, tenemos que ser capaces de escribirlo para comunicarlo a otros, y para poderlo escribir tenemos que tener unas medidas y haberlo estudiado bien.

    En osteopatía no tenemos los medios, que por ejemplo si tenemos en la unidad de neonatos del Hospital, donde unas máquinas miden todas las constantes y cambios fisiológicos. Sin embargo, hay que buscar la manera de hacer estudios, para que se sepa lo que hacemos y los resultados de nuestro trabajo.

    Hacer un estudio de investigación en Osteopatía, imagino que debe ser un reto dentro de un entorno hospitalario, y con profesionales de la medicina. ¿Como lo vives?

    Aunque es un ámbito que no conozco profesionalmente en la actualidad, pero de pequeña he estado mucho en los hospitales, entonces es un ambiente que no se me hace extraño y que me gusta.

    A parte, antes de empezar con el proyecto, Gemma me ofreció la posibilidad de estar antes en varias ocasiones en la unidad, para conocer al equipo, a los pequeños, para ver como trabajaban aquí, etc.

    Por ello, me pude adaptar perfectamente, así que cuando entro en la unidad, a pesar de que es un lugar donde los niños están muy débiles en muchas ocasiones, voy relajada y se respira un ambiente calmado.

    El equipo está formado por la Investigadora Principal que es la Dra. Gemma Ginovart, y el equipo de investigación formado por: Silvia Vicente, Carles Blanch, Ana Rueda, Pau Dalmau y tu misma. ¿Como ha sido este trabajo con ellos, se ha desarrollado con una buena dinámica entre vosotros?

    La comunicación ha sido muy buena entre todos a pesar de estar ubicados en distintos lugares y trabajamos desde áreas o enfoques distintos. A pesar de la primera dificultad de ponernos de acuerdo por el lenguaje que cada uno usamos, todos hemos participado con mucho cariño, mucho interés i colaboración por parte de todos.

    Me he sentido muy arropada no solo por el equipo que trabajamos en el proyecto, sino por parte de todo el equipo de la unidad, donde todos se han mostrado muy respetuosos, interesados y atentos con el trabajo que estábamos haciendo.

    Al inicio del proyecto vine un día a hacer una charla sobre lo que íbamos a hacer, para que el entorno de la unidad y del hospital estuviera informado de todo lo que íbamos a hacer, y aunque estaba nerviosa por como lo iba a recibir la gente, lo cierto es que todo el mundo lo recibió genial.

    ¿Desde que estás haciendo el estudio, crees que otros profesionales de la osteopatía que están en tu entorno, han entendido y creído en lo que haces?

    A todo el mundo le sorprende y le interesa saber como ha sido posible que se haga en un entorno hospitalario. Todo el mundo con mucho respeto, porque muy poca gente tiene una oportunidad como esta.

    ¿Como crees que los resultados de este estudio pueden incidir en la osteopatía? Y, ¿entre otras profesiones sanitarias?

    Creo que puede incidir positivamente, porque creo que necesitamos tener cosas escritas, para poder presentar la osteopatía a la sociedad. En la medida que se hagan estudios como estos, podemos darle peso a la osteopatía.

    ¿Conoces otros estudios en España como este? ¿Y en el extranjero? ¿Tienes contacto con ellos?

    No tengo conocimiento de que en España se esté realizando nada parecido con neonatos. En Europa si, y de hecho estamos en contacto con algunas personas de Italia y Francia. Se va a crear una asociación para los osteópatas que estamos en unidades de cuidados intensivos de neonatales, para poner las ideas en común, ya que es un mundo bastante desconocido en osteopatía. Se están haciendo estudios y se quiere crear esta asociación para  poder también realizar un estudio común trabajando desde distintos puntos.

    ¿Quieres añadir algo?

    Dar las gracias por la oportunidad que tengo de trabajar con ellos, porque en cuanto empecé a trabajar vi la profesionalidad que tenían y todo lo que podía aprender. Es una oportunidad que no todo el mundo la tiene. También a Gemma muchas gracias por la acogida y por el cuidado que tiene conmigo.

    Leave a reply →
  • Posted by Marc on 17/04/2012, 07:59

    Queda molt clar que l’únic camí per aconseguir el reconeixament que la osteopatia es mereix és a través de la investigació. Però aquest camí és molt més difícil del que un es pot imaginar. És molt fàcil dir que s’ha de investigar i realitzar assajos clínics, però realitzar uns bons estudis clínics metodològicament ben fets, que l’objectiu estigui ben definit i el més important, que aquest es pugui reproduir per en un futur poder-lo validar, és una feina altament dificultosa. I l’osteopatia corre el risc de caure en el seu pròpi parany si se li dona un enfoc erroni. Intentar realitzar estudis o assajos clínics de coses no explicables en el món científic i només enteses pels osteòpates, com per exemple la respiració primaria…. és tirar perdres a la pròpia taulada. La casa s’ha de començar a construir pels fonaments, no per la teulada. Les investigacions s’han de começar per tècniques que puguin ser mesurades per tests validats. A espanya sóm especialistes en això: sóm un dels primers països capdavanters en publicacions científiques… però un dels darrers en quant a la seva qualitat. Per tant val més poc i ben fet que no molt i malament, que en el fons ens perjudicarà. Animo a tots els osteòpates que es vulguin dedicar a la investigació que s’esforcin al màxim per què aquestes siguin metodològicament impecables i amb uns objectius sòlids i comprensibles pel món científic i pel públic en general.
    Salut!

    Reply →

Leave a reply

Cancel reply